lunes, 13 de septiembre de 2010


7 - "Velázquez, cazador de alondras" (o "Las meninas", después de Lacan)



Disparador VII

(¿es que alguien jamás
pudo hacerse un autorretrato?)







"si un hombre cualquiera que se cree rey
está loco,
no lo está menos 
un rey que se cree rey"
(Lacan, "El seminario sobre la carta robada")


Señora
Andrea Servera (*),




Es que esa pregunta
se la han hecho las alondras del Museo

por siglos.


Y la respuesta ha sido, una y otra vez:











"Pues, ¡a los reyes de España!"


Pero además,
por siglos,
y a causa del endomoniado juego de la perspectiva...

(**)

el espectador del cuadro
no sólo se siente adentro del mismo,
sino que cae en la cuenta de que está parado justo ahí...

en el punto "fuera de campo"
donde están parados también
esos dos que allí en el espejo se reflejan.

Luego:
por un rato,
el mendigo es rey.
El espectador se identifica al rey.
Y bla.

Puro juego de espejos




... Del que sólo se sale

cambiando la pregunta:




¿qué está haciendo
Velázquez
dándonos a ver
"Las meninas"?





Y lo que está haciendo,
sea lo que sea
(...¡que aún no logramos terminar de atraparlo con las manos en la masa!),

no es sin relación
con esta otra pregunta:

¿Es que alguien jamás pudo hacerse un autorretrato?



Quiero decir:
un verdadero autorretrato.
Uno que no se mienta.

Uno que logre atrapar eso.
Esa resonancia que se le fuga
a las mismísimas campanas
del cuerpo.

Eso.
Ese no sé qué

que se pone en los cuerpos.
Eso que les bulle y les huye.




¿Qué es eso (o quién) que los espejos
no reflejan?
(ni las resonancias magnéticas,
ni las radiografías
ni toda la ciencia)


Le dije en mi primera carta:

"...existe un espacio,
una hendidura
que ha sido astutamente velada por ese diablo de Velázquez.

Una grieta que Lacan intuyó,
imperceptible a la vista
pero no a la agitación de los cuerpos,
y que, tengo para mí, sólo puede atraparse en escena"
.


Hacia allí encamino el final de estas cartas.
Para ello intento responder a ese "¿qué está haciendo Velázquez dándonos a ver "Las meninas"?".
Volveré pronto para ese final.

Entre tanto, le comparto la traducción que arriesgo de la canción de Björk:


"¿Quién es?"
Su abrazo, un alcázar.
Me hace entrar en combustión.
Nos desliza bajo piel
esqueletos de confianza.
Hueso por hueso.
Piedra por piedra.
Si te preguntaras paciente, cuidadosamente:
“¿quién es?”.
¿Quién es
ése
que nunca deja que caigas?.
¿Quién el que te devuelve la corona?.

Ornamentos.
Andan rondando. Por ahí.
Y ahora
transfieren
eso.
Lo pasan, lo ceden.
Él
exige cercanía.
Todos nos merecemos andar livianos.
Lleva mi gozo por allí. A la izquierda.
Y a derecha, mi pena.
Si te preguntaras paciente, cuidadosamente:
“¿quién es?”.
¿Quién es
ése
que nunca deja que caigas?.
¿Quién el que te devuelve la corona?.


La saludo
hasta uno de los últimos contactos


El perro,
sobreponiéndose al Alcázar y sus fugas















(*) Sobre Andrea Servera: http://www.andreaservera.com.ar
(**)
Boceto producido por Picasso en la época en que se dedicó a trabajar sobre "Las meninas" 



NOTA DE 2013: "Éxtimo", sucedió durante el año 2010, mi agradecimiento a Gaby Fernández Gavilán por acompañarme en todo el trabajo, al espacio de arte Objeto ay a todos los artistas que vinieron a ese patio vecino donde arte y psicoanálisis se juntaban los sábados a enterarse de qué. 

Guillermo Cabado
.

((**).

1 comentarios:

P.P.S. dijo...

Bellísimo Guille!!!!
Muchas gracias

Publicar un comentario

 

Copyright 2010 ÉXTIMO.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.